Skip to content

“Las mujeres somos violentadas de diferentes maneras, física, económica, verbal, muchas todavía creen que la violencia no más es física, pero los otros tipos de violencia no sé si los ignoran o es la falta de conocimiento”

Ana Isabel Aloima

1. Las mujeres han estado relegadas a labores del hogar y cumplir los roles de género…

Las mujeres estamos abriendo los ojos, estamos en un punto donde decimos ya no más y todo esto por el machismo, el machismo ha generado situaciones donde las mujeres estamos cansadas de tanta violación a los derechos. Entonces pienso que una de las causas de que las mujeres estamos relegadas es el machismo.

2. ¿Cómo se podría mejorar la desigualdad de género?

Empezar por el hogar, intentar con las nuevas crianzas de los hijos irles inculcando la parte cultural porque nuestra cultura ha venido en esas prácticas de que la mujer es la que debe estar en la cocina, la mujer es la que debe cuidar a los hijos, pienso que nosotros desde el hogar, desde la familia debemos empezar a inculcar esos valores de igualdad, de equidad de género. Muchos hombres dicen vulgarmente “yo no soy marica para estar en la cocina”, entonces ir poco a poco inculcando desde el hogar. Capacitarnos, actualizarnos entre mujeres en temas de género, igualdad y equidad, todo lo que permita que esa cultura que se ha ido generando dentro de la sociedad vaya rompiendo ese esquema.

3. En los espacios de participación se ven pocas mujeres, ¿hay poco interés o es falta de oportunidades?

Primero que todo esa estructura que hay socialmente que no deja que la mujer se amplíe en sus conocimientos y valores, porque está esa traba. Otra cosa, es que, por el hecho de ser mujer, nos han hecho creer, nos han metido en la cabeza ese esquema de que siempre debemos estar por debajo del hombre. Hoy en día a pesar de que la mujer ha despertado, se ha capacitado, todavía hay mujeres que dicen que el hombre es el que manda, que es el dueño de la casa, el que toma las decisiones, cuando nosotras también tenemos la capacidad. Cuando nosotras mismas empecemos a conocer nuestros valores eso nos va a permitir ir rompiendo esas barreras que están en contra de nosotras.

4. Las mujeres están menos dispuestas a la reconciliación y a la convivencia…

Digamos que la mujer sufre el doble toda esta violencia porque nos violan los derechos, nos violan como persona por ser mujeres, por ser mujer pobre, especialmente por ser negra. Hay una cantidad de cosas que a veces estamos perdonando, pero decimos no hay derecho de que todo sea contra la mujer. Es una cosa bien dura. En este momento tantas violaciones que tenemos que sufrir y tenemos la resistencia para vivir, para decir “aquí estamos, no estamos vencidas”.

5. ¿Hace falta concientización sobre los otros tipos de violencia?

Las mujeres somos violentadas de diferentes maneras, física, económica, verbal, muchas todavía creen que la violencia no más es física, pero los otros tipos de violencia no sé si los ignoran o es la falta de conocimiento, pero hay un potencial grande en cuanto a saber y conocer que la violencia física es la única, incluso la psicológica lleva a un sufrimiento muy doloroso. La mujer todavía siente temor, nosotras todavía sentimos miedo, que tenemos que pedir permiso, que tenemos que consultar, que no podemos tomar las decisiones porque la de la mujer no vale sino la de hombre. Entonces creo que falta replicar conocimiento, que las rutas de atención a violencia de la mujer sean más contundentes, más operativas. Falta que la mujer se despoje de todos esos conceptos culturales que hemos venido practicando, porque ahora es que estamos despertando, pero todavía falta mucho.
Hay casos donde la mujer es violentada con todos los tipos de violencia y a esta mujer le da miedo denunciar porque tiene que convivir con el agresor, soportar la crítica y las instituciones hacen caso omiso, no pasa más de la denuncia. Como no se ven resultados contundentes la gente prefiere no denunciar.

“Es un obstáculo para poder avanzar en la carrera profesional que el cuidado está relegado a la mujer.”

Ana María Tribin

“Si hubiese una equidad de género cómo debería ser habría más mujeres en el campo laboral prestando sus servicios a cambio de remuneración”

Julia Meriño

“Considero que, si más mujeres se capacitan, se forman, ya no será la voz de una sola mujer exigiendo nuestros derechos, debemos exigir más programas, más políticas públicas para atender las necesidades”

Alexandra Puenayan