Skip to content

“El arte nos permite conectar directamente con las historias y la memoria desde nuestras emociones”

Santiago Escobar-Jaramillo

¿Por qué el arte es importante como expresión de los ciudadanos –particularmente de las víctimas– a la hora de hablar del conflicto?

El arte es emoción e invención. Nos permite conectar directamente con las historias y la memoria desde nuestras emociones y sensaciones corporales que lo racional no alcanza.

¿Qué motivó Colombia, Tierra de Luz?

Comencé a recorrer numerosas regiones del país conociendo de primera mano la injusticia, la inequidad y la violencia imperante, y mi propia experiencia de perder a los 12 años a mi tío me llevaron a pensar en la reparación simbólica. La fotografía depende de la luz para hacerse materia. Fue también la luz, reflejada en los objetos y en las personas, lo que aglutinó la acción de las comunidades en zonas de conflicto mientras se llevaban a cabo conversatorios y talleres de memoria, poesía, cánticos, testimonios, mitos y leyendas. Con cada capítulo del proyecto se pusieron en marcha, en continuo cambio y de forma combinada los siguientes elementos: los actos, las personas, los lugares, los materiales, los colaboradores, los recursos, los significados, los temas, los simbolismos y las fuentes lumínicas (fuego, antorchas, velas, linternas, celulares, flash, cintas Led, etc.).

¿Qué papel juega el arte en tiempos de posconflicto?

Una de las últimas acciones lumínicas realizada para el proyecto Colombia, Tierra de Luz, fue hecha con pólvora de proyectiles, humo blanco, en Montañita, Caquetá. Consistió en el desarme simbólico de excombatientes de la guerrilla de las FARC. Tuvo lugar en la Zona Veredal Transitoria de Normalización Héctor Ramírez, donde las Naciones Unidas llevaron a cabo una comisión de verificación de desarme, en la Vereda Agua Bonita. Los combatientes utilizaron la pólvora de los proyectiles como fuente lumínica y no como gatillo mortal. El acto simbólico representó el paso de los guerrilleros a la vida civil luego de 52 años de confrontación armada. Los excombatientes posaron frente al lente mientras la pólvora era usada como destello. El acto estuvo acompañado de un taller de memoria, poesía y luz en donde los participantes reflexionaron en torno al proceso de paz, la responsabilidad frente a las víctimas, el arma como acompañante, el miedo a entregarla y el paso hacia la arena política.

¿Y en la construcción de memoria?

Desde los símbolos y las ideas; desde el pálpito y la emoción; desde el trazo y la imagen; desde el recuerdo y la imaginación; desde nosotros mismos y los demás.

“Tendemos a pensar que las víctimas están congeladas en un único tiempo y no; a las víctimas la vida les ha seguido con unas ausencias impresionantes”

Érika Diettes

“Es gracias al arte, que cada vez que se revisite, vivirá para que esos hechos no se vuelvan a repetir”

Álvaro Andrés Cardona