Skip to content

Los Esperanzados

Municipios PDET – Programa de Desarrollo con Enfoque Territorial con menor capacidad estatal.

Al analizar las diversas caras que ha mostrado el conflicto armado colombiano, la precariedad institucional y la alta afectación por la guerra han sido los sustentos estructurales para que al país le cueste desarrollarse de manera uniforme.

 Los Esperanzados son ese grupo de municipios fruto de la crudeza de la guerra, del abandono y del olvido estatales, reflejados en altos niveles de victimización por la violencia (7 de cada 10 manifiestan tener un familiar víctima del conflicto).

No cabe duda de que históricamente Los Esperanzados han sido los más afectados por la violencia del conflicto armado. Si se comparan con el resto del país la proporción de víctimas es mayor. Mientras que para la Muestra Nacional de 2018 el 44% de los entrevistados manifestó ser víctima, el 49% de Los Esperanzados reportó tener la misma condición.

Si bien la priorización de estos 21 municipios como parte del Programa de Desarrollo con Enfoque Territorial–PDET suponía un cambio en sus condiciones de vida, 5 de cada 10 continúan reportando hechos victimizantes por parte de la guerrilla en el último año. Nada parece haber cambiado.

Como si fuera poco a esto hay que sumarle el olvido del Estado, que se evidencia en la construcción de instituciones locales precarias; instituciones que no están en la capacidad de garantizar bienestar a los pobladores de estos municipios. Por esta razón existe una insatisfacción generalizada con la calidad de los servicios públicos y de salud. Particularmente, solo el 26% está satisfecho con el acueducto, el 24% con el estado de las carreteras y el 22% con los servicios de salud. En síntesis, no solo el conflicto ha sido el principal enemigo de Los Esperanzados; también la falta de inversión estatal.

Tal vez por su misma condición de víctimas, Los Esperanzados tienen altas expectativas respecto a los resultados y beneficios del Acuerdo de paz con las FARC. Creen que la implementación de lo pactado mejorará la seguridad en sus territorios y, del mismo modo, la economía de sus comunidades.

            Los Esperanzados son un ejemplo de resiliencia. No obstante ser municipios PDET con menor capacidad estatal históricamente vulnerables a la guerra, sus pobladores tienden a tener percepciones y actitudes positivas frente al posconflicto y la reconciliación. Una gran mayoría (83%) está a favor de la negociación como vía para solucionar el conflicto. Además, el 60% apoya el Acuerdo de paz con las FARC. Tras la pérdida de miles de vidas durante las últimas décadas, lo único que parece no perderse en estos municipios es la esperanza de un mejor futuro. Ciertamente, su fortaleza alude al refrán popular “la esperanza es lo último que se pierde”.

Mientras que en los municipios PDET con menor capacidad estatal (Los Esperanzados) 4 de cada 10 entrevistados percibe que el presidente Iván Duque contribuye al cumplimiento de lo pactado en los Acuerdos, en los municipios PDET con mayor capacidad estatal (Los Cautelosos) 3 de cada 10 piensan los mismo.

En Los Esperanzados la mayoría de los entrevistados (6 de cada 10) apoya el Acuerdo de paz, mientras que en el resto de los municipios aproximadamente la mitad de los entrevistados lo apoya.

Los encuestados en Los Esperanzados aprueban en menor proporción que se haga justicia por cuenta propia (28%), en comparación con la cifra que se registra para Los Recursivos (40%).

Los Municipios Cautelosos

Departamento
Municipio
Chocó
Acandí
Magdalena
Aracataca
Bolívar
Arenal
Tolima
Ataco
Sucre
Chalán
Sucre
Coloso
Chocó
Condoto
Bolívar
Córdoba
Cauca
Corinto
Cauca
Guapí
Chocó
Istmina
Departamento
Municipio
Cauca
Jambaló
Meta
Mesetas
Bolívar
Morales
Sucre
Morroa
Sucre
Ovejas
Meta
Puerto Concordia
Bolívar
San Jacinto
Bolívar
San Juan Nepomuceno
Córdoba
Valencia
Bolívar
Zambrano